El viejito en la casa de citas

Era un ancianito de 90 años que al ya estar jubilado ya no tenia muchas cosas que hacer, entonces un dia estando en su cama se puso a pensar en sus momentos de aventuras juveniles y de pronto le dieron ganas de ir a una casa de citas para ver si se podia llevar una muchachona con el a la cama, en eso al llegar al lugar vio un letrero en la entrada y dos puertas, el letrero decía:

-Si usted es joven y fuerte pase por esta puerta y si es viejo y débil pase por la otra, dice el viejito:
-Bueno un muchachito ya no soy, aun así no me siento viejo, pero voy a elegir la segunda.
Al entrar encuentra dos puertas, una decia:


– Si usted tiene un miembro grande pase por esta puerta, si lo tiene chico pase por esta otra, y dice el viejito:
-Bueno podria pasar en la primera, pero para que me engaño, mejor me meto en la segunda.
Al entrar ve dos puertas, la primera dice:


-Si usted tiene dinero pase por aqui, y si no tiene pase por la otra puerta, el viejito dice:
-Bueno para que nos hacemos mensos, no traigo mucho asi que elijo la segunda.
Al entrar, vio que estaba de nuevo en la calle, voltea y ve un letrero que decia:
-Si ya esta viejo, la tiene chiquita y no tiene dinero, a que se queda allá adentro” váyase a dormir viejito tembloroso.

Comentarios

Leer además

El alquiler

El alquiler

El dueño de la casa se presenta hecho una furia donde el inquilino, que hace …

Frase del día

Todo el mundo piensa en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a si mismo.
— Leo Tolstoy