Ruidosos

Un viajante llegó a su casa después de haber pasado toda una semana de viaje.
– ¡María! Vengo que no me aguanto, ve quitándote la ropa que te voy a hacer el amor como nunca.
Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa.
Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared, que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, acompañados por las voces del vecino:
– Ya está bien, ¡toda la semana igual, ya basta!

Leer además

Una alta ejecutiva se hospeda en un hotel

Una alta ejecutiva se hospeda en un hotel

Una alta ejecutiva se hospeda en un hotel durante un viaje de trabajo, y al …