El burro y el granjero

42

En un pequeño pueblo rural se realiza un concurso para conseguir que un burro se siente en el suelo.

Todos lo intentan pero nadie puede.

Un hombrecito se acerca y dice:

Yo me encargo, dame una pala y apaga la luz del establo.

Al rato vuelven a encender la luz y el burro está sentado en el suelo.

Al cabo de un año se llama a licitación para que el burro diga «sí» y «no».

Después de que todos lo hayan intentado, aquí viene el hombrecito de siempre.

Yo me ocuparé.

Le susurra algo al oído del burro, y este dice:

Sí, sí, no, no, no.

Entonces todos con curiosidad le preguntan al hombrecito.

Disculpe pero ¿Que le dijo?

Y el hombrecito explica:

Le dije: ¿te acuerdas de mí?

¿Quieres otra palada en las bolas? 😆😆😆

JAJAJAJAJA ¡QUE GRACIOSO! 😆😆😆

¡¡COMPÁRTELO!!