Pelotita perdida

3

Pepito llora desconsoladamente en el autobús. Un
pasajero se enternece:
– ¿Por qué lloras pequeño?
– ¡Es que se me ha perdido mi pelotita!
– No te preocupes. Yo te la busco…
Al cabo de un rato todos los pasajeros del autobús se solidarizan y empiezan a buscar la pelota sin resultados. Después de 3 horas:
– Lo siento pequeño, hemos buscado por todos lados y no la hemos encontrado.
– Bueno, da igual.
Pepito se mete el dedo en la nariz mientras dice:
– Ya me hago otra…